Llega la época navideña y muchos niños piden como regalo tener un animal de compañía, pero antes de comprarles un perro o un gato hay muchas cosas que debemos analizar. Sandra, socia fundadora de SOFIA El Refugio-Escuela, nos cuenta todo lo que debemos saber.

1. Pronto llega la Navidad y muchas veces pedimos un perrito o gatito como regalo, pero antes de decidir llevar a casa una mascota, ¿qué debemos tener en cuenta?

Para empezar, debemos entender que un animal nunca debería ser un regalo. Un regalo es un juguete o una consola. Con un perro o con un gato se comparte la vida y han de ser considerados miembros de la familia. Van a necesitar de nuestros cuidados y nuestra atención el resto de su vida y eso supone una responsabilidad a largo plazo.

2. Lo primero sin duda es concienciar a los padres de que un animal no es un juguete para los niños, ¿cómo podemos conseguir esto?

En una gran mayoría de casos son los niños los que enseñan a los padres quelos animales no son juguetes. Los niños reciben mucha información a través de la televisión y de las nuevas tecnologías y además tienen una especialsensibilidad y empatía por los más débiles. Nosotros hemos sido testigos de las lecciones de respeto y responsabilidad que muchos niños han dado a sus mayores.

3. Por supuesto también es necesario educar a los niños para que sepan cómo cuidar bien a su mascota. ¿Qué consejos nos puedes dar?

Para empezar, eliminar el uso de la palabra “mascota”. El lenguaje es muy importante y cambiando el lenguaje cambiamos la realidad. Si dejamos de utilizar la palabra mascota seguramente será más fácil dejar de asociar perro o gato a juguete.

Y, por supuesto, los niños deben colaborar e implicarse en todas las tareas y cuidados del animal que han adoptado: ponerle la comida, ocuparse del aseo, llevarlo al veterinario, sacarlo de paseo, etc.

4. A veces el problema está en que los padres no saben qué mascota es mejor comprar a sus hijos. Según la edad de los niños, ¿qué tipo de mascota deben o pueden tener?

Con niños pequeños siempre recomendamos un perro. Los niños se identifican en seguida con los perros y viceversa. En un perro encuentran elcompañero de juegos ideal: paciente, divertido e infatigable como ellos.

5. Antes de comprar una mascota debemos plantearnos la adopción. ¿Por qué es mejor? ¿Qué tipo de personas pueden adoptar?

Adoptar es siempre la mejor opción. Las ventajas son muchas: sabes cómo es el perro o gato que te llevas a casa, los voluntarios de los refugios conviven con ese animal y por lo tanto pueden aconsejar quién es el mejor compañero para la familia en función del carácter del animal, etc.

Además, normalmente en los refugios los animales se entregan con su correspondiente cartilla sanitaria y están testados de las enfermedades más comunes de la especie.

Enamorarse de un animal de un refugio es lo más fácil que nadie hará en su vida. Los perros abandonados, en especial, son animales cariñosos, nobles, leales y de una dulzura extraordinaria.

Adoptando les enseñas a los niños valores como la solidaridad y la generosidad porque estás salvando dos vidas: la del animal que adoptas y la del que ocupará su lugar en el refugio. Y aprenden también sobre responsabilidad y empatía.

6. Mucha gente descarta la adopción por miedo a tener un animal traumatizado y agresivo que ha sufrido un abandono o maltrato. ¿Cuáles son las reacciones más comunes de estos perros y gatos cuando llegan a un nuevo hogar?

En ningún caso entregamos en adopción perros “agresivos” o que puedan suponer un riesgo. Tampoco entregamos en adopción perros con secuelas psicológicas por causa de un maltrato anterior. Estos perros permanecen con nosotros en el refugio o con nuestros voluntarios el tiempo necesario para sutotal recuperación.

A las familias adoptantes las entrevistamos y charlamos con ellas, las visitamos en sus casas y de esta forma podemos aconsejarle el animal que mejor se adaptará a su forma de vida. De esta manera, buscando la felicidad y la comodidad de los adoptantes, garantizamos la felicidad de nuestros animales que es nuestro objetivo último.

La reacción de los perros y gatos al llegar a su nuevo hogar suele ser magnífica. Especialmente los perros abandonados son animales agradecidos y leales, animales que están deseando ganarse el cariño y un hueco en su nueva familia.

7. Si por causas de fuerza mayor finalmente no podemos hacernos cargo de nuestro animal, ¿qué alternativas tenemos para dejarlo en buenas manos y nunca recurrir al abandono?

Esto es como lo que se decía antiguamente con respecto al matrimonio: si no te casas creyendo que va a ser para toda la vida ¡no te cases!

Compartir la vida con un animal es de las mejores cosas que pueden pasarle a uno en la vida, pero es también una gran responsabilidad y ocasiona también inconvenientes (se acabaron las salidas improvisadas, hay que organizar las vacaciones, hay que sacar al perro a la calle aunque haga un frío que pela, es un coste económico considerable…). Por lo tanto, hay que meditar mucho y bien la decisión de tener un animal en casa.

A quienes creemos que nuestros perros y gatos forman parte de nuestra familia, no se nos ocurren causas de fuerza mayor para abandonarlos. Y cualquiera que decide compartir su vida con un animal debería pensar de la misma forma.

Sabemos y todos hemos visto en nuestras ciudades a personas que no tienen nada, personas que duermen en la calle y que apenas tienen un mendrugo de pan que, sin embargo, comparten con su perro.

Dejar a un animal en un refugio es abandonarlo. Para un animal la separación es un desgarro y un refugio no es un hogar, en ningún caso.

El abandono no es una opción, nunca. Quien abandona a su perro o a su gato es un maltratador.

Si no estás convencido de que ese perro o ese gato que adoptas va a formar parte de todas y cada una de las circunstancias de tu vida, no lo adoptes. Tener perro o gato no es obligatorio.

Muchas gracias a MAPFRE por haber contado con nosotros para hablar de compromiso con los animales de casa.

http://www.hogar.mapfre.com/noticia/2591/tener-animal-en-casa