Adoptado

Han pasado ya muchas semanas desde que os dimos las primeras noticias de Kaplan ¿Recordáis aquél poema de Ángel González cuyo primer verso decía “Hay que ser muy valiente para vivir con miedo”? Pues Kaplan sigue siendo un perro valiente pero ya no tiene miedo.

Kaplan llegó terriblemente herido en el cuerpo y en el alma, pero con esfuerzo y con esperanza, hemos hecho de nuestro Kaplan un perro sano y un perro equilibrado. Un perro feliz.

Enamorados de Kaplan cada día un poco más, porque además de un perro valiente, este chico nuestro es muchas más cosas y todas ellas hermosas.

Disfrutar del mundo y de la vida; de un bosque y de un río; de la compañía y de un abrazo; de un amigo y de un partido de fútbol; de la comida y de una siesta larga de domingo. Kaplan disfruta de todo y de más, se bebe la vida con la alegría y la confianza de un cachorro recién llegado. Kaplan es un regalo de esperanza, de nobleza, de confianza y de futuro.

Kaplan está preparado y dispuesto a encontrar a su familia definitiva. Buscamos para él a una familia que lo quiera desde el instante en que vean sus fotos por primera vez. Gente alegre, optimista, inteligente y sabia que convierta a Kaplan en un miembro fundamental de la familia.

Kaplan ya no tiene miedo pero no le gustan los ruidos fuertes, ni los gritos porque es un tipo sensible y tranquilo, y ya le gritaron y le agredieron más tiempo del que nadie hubiera soportado.

Es un perro joven, calculamos que nació el mes de Septiembre de 2010.

Todo lo que puedas imaginarte de un perro: noble, leal, dulce, cariñoso, bueno, limpio, inteligente, obediente, divertido… todo eso es Kaplan también.

¡Hay que ser muy grande para merecerse a Kaplan! Nosotros tenemos la inmensa suerte de estar rodeados siempre de gente grande, muy grande, así que vamos a dar con la familia de Kaplan en menos que canta un gallo ¡seguro!

Para adoptar a nuestro chico, escríbenos

adopciones@elrefugioescuela.com

A Kaplan lo apadrina nuestro amigo Javier Rodríguez Val