Adoptadokarolo0A Karolo lo adoptaron en mayo de 2012 en Santiago de Compostela y dos años después, en julio de 2014, nos llamaron desde un refugio de Zaragoza para decirnos que lo habían encontrado abandonado en un portal, dentro de un transportin y con las orejas cortadas.

Imposible creer algo tan terrible, ¿por qué? ¿cómo? ¡si Karolo se había ido adoptado con una familia estupenda! Karolo, Antonio y familia, las gallinas, la siesta y una tapa

En todo caso hemos interpuesto la correspondiente denuncia contra los adoptantes y ahora nos toca encontrar la mejor familia del mundo con la que tratar de compensar (si es que se puede) el dolor y el sufrimiento de Karolo. Nuestra obligación era cuidar de él y no supimos.

Karolo es absolutamente adorable, de verdad que sí; es un perro encantador porque es simpático, muchísimo y muy dulce; pero a la vez no es un perro pesado, entiende perfectamente cuando toca entretenerse por su cuenta.

Es tremendamente listo y muy obediente, parece que entendiera cuando lo necesitas muy cerca y cuando es mejor irse a jugar con los colegas. Es extrovertido y divertido, y sobre todo muy sociable: todo el mundo le cae bien, da igual si el mundo se mueve a 2 patas o a 4 patas.

Las experiencias pasadas terribles que no queremos ni imaginar no lo han hecho un perro agresivo o traumatizado, pero eso sí es más tímido y muchas veces lo encontramos con la mirada triste. Tesoro, pequeñajo, alma buena. Cuánto tiene que perdonarnos…

Y es ¡tan pequeño! En las fotos los perros siempre parecen más grandes, pero te aseguramos que Karolo es un chiquitajo al que apetece una barbaridad tener en brazos.

En todos los sentidos, de todas las maneras, por todos los motivos, Karolo se hace querer.

Karolo nació hacia el mes de julio de 2010 y es de tamaño pequeño, muy pequeño.

Vente al refugio a conocerlo y verás qué ganitas de llevártelo a casa y cuidar de él,  y sobre todo de darle amor, respeto, mimos y una vida sin sufrimiento. Escríbenos a adopciones@elrefugioescuela.com