Hace unos días nos escribió Carmen para contarnos que es feliz junto a Kevin. Bueno, ella y resto de la familia, a los que tuvimos el placer de conocer en el refugio.

Sabemos que en la adopción de Kevin, Carmen es la que más culpa tiene. Llevaba años insitiendo en casa para adoptar un perro. Una vez toda la familia se puso de acuerdo, nos visitaron y nos contaron que en realidad les daba igual qué perro, que todos eran queribles. La verdad es que nuestros chuchetes hicieron todas las monerías habidas y por haber para resultar “elegidos”. Carmen se los hubiera llevado a todos a casa… pero es que 50 perros en un piso era un pelín complicado :-)

Al final fue Kevin, nuestro pequeñajo mimoso, divertido, simpático y tremendamente listo. Nuestro Kevin, por fin feliz en su propio hogar y con su propia familia, sólo para él.

Sabemos mucho de Kevin, de su felicidad y de la de su familia, porque tenemos a una infiltrada en los preciosos Jardines de la Buhaira de Sevilla, en los que el peque pasea y juega a diario. Ella nos cuenta que Kevin es un perro famoso en el parque, que le quieren con locura y que todavía hoy se emociona al encontrarlo allí en lugar de en el refugio.

 

 

6 Comentarios

  1. eli dice:

    fantastico!!!!!!

  2. gemma dice:

    Que bien, otro mas! Muchas Felicidades Kevin!!

  3. LOLI MARMESAT dice:

    GUAPOOOO,KEVIN.CUANTO ME ALEGRO POR TI,SERAS MUY FELIZ.SEGURO.

  4. Jose Lista dice:

    Me alegro muchísimo por Kevin y su familia, sé por experiencia que todo lo que podamos darle es sólo una ínfima parte de lo que ellos nos dan a nosotros. Los verdaderos afortunados somos los adoptantes. Saludos

  5. Noe dice:

    En el parque donde lo recogí se han alegrado enormemente por él.Desde aqui agradacer que permaneciera una semana en sus instalaciones,y agradecer a Mamen,Jesus y Marilo,sus atenciones ese tiempo.Y sobre todo a vosotros,El sofia,al facilitarme el poder ayudar a este pequeño

  6. Carmen dice:

    Desde el día que llegó a mi casa, no le ha faltado ni un día de cariño a Kevin. Lo queremos con locura, y todo lo que le damos se lo merece, porque es un perro fantástico, obediente, bueno, leal, tranquilo, juguetón, sociable, cariñoso… Jamás pensé que se pudiera querer tanto a un perro. Kevin ha conquistado nuestros corazones.