La galga MANULA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Historia de un rescate

(ADOPTADA)

Ella es MANJULA, una súper galga, ejemplo de fortaleza, protección y lucha ante lo peor del ser humano. Calculamos que nació a finales del 2016, y pesó 21, 400 kg en el momento del rescate. Su ángel de la guarda consiguió ponerla a salvo el 28 de diciembre de 2019. Tan solo iban a pasar 24 horas para que sus bebés vieran la luz por primera vez. Ocho criaturas de sangre valiente y cuerpo diminuto. ¿Quieres conocer la historia al completo? Te la cuentan sus salvadores, aquí…

Para ADOPTAR a uno de sus cachorros pulsa el botón o accede al final de la página donde encontrarás el formulario de contacto y toda la información acerca del procedimiento y detalles del contrato.

Adoptar a la galga MANJULA Y SUS BEBÉS
La galga MANJULA descansa feliz en su casa de ACOGIDA

Chicos, aún no tenéis nombre pero hoy os quiero contar cómo conocí a vuestra madre. Tomad asiento que empiezo…

Pues resulta que íbamos al pueblo cuando vimos a vuestra hermosa y escuálida madre. A primera vista, por sus andares, pensamos que tenía mal las patas, pero en seguida vimos que estaba embarazada. Intentamos seguirla con el coche, pero se metió entre los olivos y la perdimos.

Por la tarde, al volver de hacer algunas compras, nos volvimos a cruzar con ella, esta vez en compañía de un amigo que parecía más dispuesto que ella a dejarse atrapar. Sin embargo, y aunque le hicimos una pinza entre varios vecinos, fueron hábiles y huyeron.

Gema no se dio por vencida, y sabiendo que estaba embarazada volvió al sitio donde la perdimos la primera vez y les dejó allí agua y pienso. Al día siguiente volvimos allí, pero nadie la había visto. Al ir por la calle principal de la urbanización de camino a nuestros quehaceres, volvimos a encontrarla. Esta vez estaba sola. Y fuimos tras ella. Pero, asustada por su propia naturaleza, por su estado y por no conocernos, volvió a huir. Así que volvimos a dejarle agua y comida (que llevábamos preparada en el coche por si la veíamos) en ese otro sitio esperando que, al menos, pudiera alimentarse.

Esa misma tarde, a eso de las 17h, Gema pensó en reponerle el alimento, así que salió a buscarla por el mismo sitio que la vimos irse en la mañana… y menos mal que lo hizo… porque al pasar por una de las parcelas que no tiene ni valla ni alambrada, escuchó un chapoteo en la piscina (con agua de las recientes lluvias). Al mirar, descubrió allí a vuestra madre. Me llamó para que le ayudara a sacarla, ya que, aunque el nivel no era alto, si sacaba a la perra del agua podía escaparse mientras Gema salía de la piscina.

Total, que llegué yo, Gema entró en la piscina, la perra se dejó coger, aterida de frío como estaba, la sacamos. La cogí en brazos, la lleve al coche y la metimos en casa. Le dimos una ducha con agua caliente para que entrara en calor y la secamos. Todo esto con abundancia de salchichas que a pesar del miedo que tenía, se iba comiendo.

Como en casa tenemos más perros y siempre que llega uno nuevo puede haber problemas, cogimos a vuestra madre y la metimos en una jaulita con comida y agua, la tapamos para que se calmara y viera que no le iba a pasar nada y la dejamos descansar un buen rato.

Antes de acostarnos quisimos sacarla para que hiciera sus necesidades, abrimos la jaula, le dimos más comida (no pienso, paté) y fue la primera vez que movió el rabito. Posteriormente volvió a entrar en su jaula. Todo esto con los demás perros encerrados para que no la agobiaran.

Nos fuimos a dormir y al rato empecé a notar algo extraño. vuestra madre estaba nerviosa. Me levanté, volví a quitar a los perros de en medio y le di cancha. Salió, dio una vuelta, olisqueó y volvió a entrar. Así que volví a acostarme. Pero volvió a hacer lo mismo, así que empecé a sospechar. Organicé a los perros de manera que la que estuviera suelta fuera ella, me traje una almohada y una manta al sofá y allí me senté observándola. Al rato de dar vueltas, se tumbó a mi lado, apoyó la cabeza en mi barriga, y empezó a jadear. «Esto tiene toda la pinta de ser una contracción», pensé. Y acerté.
Estabais en camino. Imagino que vio que era un lugar seco, cálido y seguro y dijo, «vámonos que nos vamos».

Estuvimos jadeando y buscando la postura hasta las 4 de la mañana. Y ahí llegó el primero de vosotros. Estábamos los dos nerviosos, pero nos apañamos para que vuestra madre le quitara «la bolsita» y pudiera respirar. Por cierto, venís como envasados al vacío, no sé si lo sabéis, chicos. Así que con sangre en mis manos y en su boca, comenzó un parto de casi 12 horas.

A las 4:30 desperté a Gema y le dije que la fiesta había empezado. A las cinco llegó el segundo. La cosa se calmó. Mandé a Gema a la cama, yo saqué un colchón y me tumbé junto a vuestra madre. No descansé mucho, pues los peques no dejaban de quejarse, pero ahí estaba por si hacía falta.
A las 8:37 llegó el tercero. A las 8:41 el cuarto. Y a las 8:49 el quinto. No hay quinto malo, ya se sabe.
Una hora después, a las 10, llegó el sexto. Ya teníamos la media docena. Y casi otra después, a las 10:55, llegó el séptimo y la batalla de los nombres. Los días de la semana, los colores del arco iris… A Gema lo que más le gustaba era ponerles los nombres de los 7 enanitos y a la madre, Blancanieves que, además, es blanca. Pero a mí me parecía mucho más molón llamarlos por los 7 pecados capitales. Imaginadlo: Lujuría, ¡deja de montar a tu hermana! Gula, ¡deja que los demás coman algo! Pereza, ¡deja de dormir y juega con tus hermanos! Molaría un montón.

Esta mañana le hemos preparado una habitación a vuestra madre, para que pueda cuidar de vosotros cómodamente y sin miedo a que los otros perros, por curiosidad, se acerquen a oleros. Tendríais que haber visto la cara de susto que puso cuando os metimos en un barreño para poder mudaros a vuestro cuarto.
Estando allí, con espacio, tranquila y rodeada de cachorros, vuestra madre aún nos dio la sorpresa de traer al último de vuestros hermanos.

Y aquí estoy, relatando esta pequeña historia en la que la mala suerte que tuvo vuestro madre de caerse a una piscina de agua sucia y helada se pudo convertir en la mayor suerte de vuestras vidas, ya que, si de nosotros depende, vosotros, pequeñajos, jamás tendréis que pasar por lo que pasó vuestra madre. Os criaréis en un hogar que flipará con vosotros, y después trataremos de dar con unas familias que os merezcan y os traten con el cariño que sé que vosotros vais a dar en compensación.

Y así, chicos, es como conocí a vuestra madre. Me ha llevado un buen rato escribirlo ¡pero al menos no tiene 9 temporadas!!

¡Bienvenidos al mundo!
¡Mañana, al veterinario todos!

PD: Es posible que os pongamos los nombres de los ocho hijos de Apu el de los Simpsons: Poonam, Sashi, Pria, Uma, Anoop, Sandeep, Nabendu, y Gheet Nahasapeemapetilon.

Fuente:
@Sergio10rialto
@Sergio10rialto
Read More

SER CASA DE ACOGIDA

Salva una vida

ADOPTAR a alguno de sus bebés

Para ADOPTAR o ACOGER

1. Ponte en contacto con el equipo de adopciones:

    • Adoptar un PERRO: adopciones@elrefugioescuela.com o Formulario de adopción que encontrarás en la página de cada perro.
    • Adoptar un GATO: gatos@elrefugioescuela.com o Formulario de adopción que encontrarás en la página de cada gato.

2. Te enviaremos un formulario de preguntas para conocerte y saber el tipo de compañero que mejor se adapta a tus necesidades.

3. Visitaremos tu casa para charlar personalmente, conocerte mejor y saber dónde y cómo vivirá el animal.

4. Contrato de adopción. En él aceptas las cláusulas establecidas por la asociación para garantizar el bienestar del animal adoptado.

CONTRATO

  1. Cláusulas que garantizan el bienestar animal.
  2. Gastos de adopción en concepto de ayuda veterinaria: 150€Se cubre una parte de la factura veterinaria que asciende a 196,26€, para la entrega del animal en las siguientes condiciones:
    • Desparasitado, interna y externamente.
    • Vacuna anual de enfermedades y vacuna antirrábica.
    • Microchip y pasaporte de CE en regla, según la ley de protección animal de la Comunidad Autónoma de Andalucía.
    • Análisis de Leishmania, Erliquia y Filaria (en el caso de los gatos, análisis de Inmunodeficiencia y Leucemia).
    • Esterilizado.
  3.  

Si tienes dudas, puedes preguntar en
cualquier clínica veterinaria cuál es el precio del microchip, pasaporte
o solamente la esterilización. Podrás comprobar que es muy superior a
la ayuda veterinaria que pedimos.

Todos nuestros perros y gatos
han pasado por consulta veterinaria para efectuar el procedimiento de
bienestar animal, que incluye los pasos anteriores.

FORMULARIO DE ADOPCIÓN

Para ADOPTAR o ACOGER ponte en contacto con nosotros a través de este formulario. Muy pronto recibirás respuesta.

Nota: Revisa tu bandeja de correo de «no deseados» y «otros». Nuestro correo de respuesta pueda llegar allí.

SI NO PUEDES ADOPTAR…

APADRINA

Por tan sólo 6€ / mes

ASÓCIATE

Por tan sólo 6€ / mes

HAZTE TEAMER

Por 1€ / mes

DONATIVO

  • Cuenta bancaria de La Caixa: IBAN: ES5521005789140200060235
    BIC: CAIXESBBXXX
  • Paypal: sofia@elrefugioescuela.com

HAZTE VOLUNTARIO

voluntariado@elrefugioescuela.com

Address List

Suscríbete