Ébano (ahora Emi) ya disfruta del fresquito que se respira en el país de los tulipanes.

La peque ya tiene su propia familia en Holanda y con ella vive el amor y el respeto que una vez le negaron.

Lejos quedaron por fin la soledad, la tortura, las jaulas y el abandono.

Sé muy feliz tesoro, te lo mereces.