Del cielo pero en avión y a cuatro patas… Es la Lluvia que llegó a Bélgica este fin de semana.

De la mano de Francisco y Pili (adoptantes de Lobito, voluntarios del refugio y casa de acogida. ¡No se puede tener un corazón más grande ni más ganas y energía) Lluvia olvidó el infierno que una vez vivió con su galguero. Junto a Pili y Francisco, Lluvia aprendió todas esas cosas por las que vale la pena estar vivo: amor, cariño, confianza, respeto… Todas esas cosas de las que los galgueros no saben.

Lluvia ha estado 10 meses con ellos y ha sido duro dejarla marchar. Siempre lo es. Duele en el alma despedir a quienes han sido parte de la familia durante el tiempo que han necesitado para olvidar las heridas, el dolor y el miedo. Acoger a un perro y devolverle la salud, la alegría, la confianza y la fe en el ser humano para ponerlo en manos de otros… ¡uf! ¡Cómo duele!

Isabelle y Christophe; todo el equipo de Pod and Co lo saben y por eso nos miman tanto. Y no sólo a nuestros perros, a los humanos que nos ocupamos de ellos también. Es un placer inmenso colaborar con estos belgas generosos, empáticos, cariñosos, buena gente ¡y algo locos! Que siempre, siempre, nos lo hacen todo mucho más fácil.

Merci les amis! Merci de nous avoir offert tellement de fins heureuses pour belles histoires.

Aquí más: http://www.podandco.be/html/temoignages/lluvia120714.html

 

 

1 Comentario

  1. francisco y pili dice:

    Sabiamos que en el refu podiamos confiar pero lo que no sabiamos que los boelgas son la leche , desde la madrina de vuelo que fue encantadora despues Cristophe e Isabelle tan atentos con nosotros y por ultimos los c
    omentarios de los belgas en facebook, asi que, como seran las adoptantes?
    Encantadoras.