¡Nina y Odín no volverán a ver un galguero en toda su vida! ¡Ole! Menudo recibimiento les esperaba en Rotterdam a nuestros peques.

A Anja, Natalie y a toda la gente linda de GSH ¡mil gracias!

A Helena Carmona… ¡uf! mil besos por estar siempre ahí, incluso cuando no puede.

Y cómo no, gracias a María Jesús por haber cuidado, recuperado y ¡rehabilitado! a Nina tras su difícil operación.

Y gracias muy especiales a Marta Alfonso y al resto de voluntarios de El Refugio-Escuela por haber salvado la vida de Odín y haberlo transformado en un galgo sin miedos, confiado y feliz.

 

1 Comentario

  1. Marta dice:

    Aish los peques….
    Seguro que son muy felices y los adoptantes disfrutan de ellos como nunca.
    Rescatar a Odín ha sido de las mejores cosas que he podido hacer en la vida, ha sido un gran regalo tenerle un tiempo por aqui :)
    Espero que ahora le traten como al rey que ha sido para mi.