Acabamos de llegar del Hospital Veterinario Lepanto donde hemos dejado a Buddy ingresado. Nos hemos vuelto con una mezcla extraña de melancolía, ternura, dolor y esperanza instalada en el estómago.

A Buddy lo adoptaron cuando era un cachorro que no levantaba un palmo del suelo. Cuando cumplió 1 año nos lo devolvieron. Han pasado 8 meses desde entonces y en este tiempo Buddy nos ha robado el corazón y la sonrisa.

Los chicos y chicas del refugio dieron la voz de alarma hace unas semanas: Buddy no está bien, está triste, apenas come y arrastra siempre un gesto dolorido en las patas traseras.

El diagnóstico fue claro: Buddy sufre una pérdida de la función articular de forma irreparable que cursa con dolor y que hace necesario la artrodesis del carpio. En palabras más sencillas: Buddy tiene una malformación de nacimiento en las muñecas de las patas traseras que le provoca mucho dolor. La operación consiste en inmovilizar las muñecas con la colocación de una placa.

Francisco y Pili, nuestros compañeros de refugio de los jueves además de adoptantes de Lobito, van a cuidar de Buddy el tiempo que sea necesario para que nuestro chico precioso se recupere del todo de las dos operaciones a las que hay que someterle. La operación de la segunda pata trasera se hará en 1 mes o cuando Buddy se haya recuperado, más o menos, de esta primera de hoy.

La melancolía y el dolor de los que os hablábamos tiene que ver con que, ostras, Buddy no se merece tener que pasar por dos operaciones ni por el dolor de la rehabilitación; y tiene que ver también con que Buddy tendría que haber sido siempre un perro querido y adorado nunca un perro abandonado.

Pero luego están la ternura y la esperanza; la ternura de Buddy dándole la pata a Francisco justo antes de entrar en el quirófano; la ternura de la mirada, las caricias y el abrazo de Francisco al despedirse del grandullón; y en fin, la ternura en cada gesto de cada voluntario de El Refugio-Escuela.

La esperanza… la esperanza, siempre. Esperanza en que Buddy va a dejar de sufrir y sus ganas de vivir las demostrará en cientos ¡miles de saltos hasta alcanzar la luna! Porque no habrá dolor alguno que le impida saltar, correr, jugar ¡vivir!

Y esperanza también en que somos muchos los que vamos a hacer juntos el milagro de una vida sin dolor para Buddy.

Las dos operaciones son más de 1.500€ y si cada uno ponemos un poco, algo, lo que sea, entre todos podremos conseguir el dinero para Buddy ¡claro que sí!

Por él, por Buddy, por el perro más noble, más bueno, más lindo y más dulce del refugio. Porque se merece no sufrir. Ayúdale.

Vamos a contarle a Buddy que existe una vida mejor y que en breve ¡le toca! Una vida sin dolor y en la que habrá una familia, una de las de verdad, esperándole para que alcance la luna de un salto.

1, 2, 3 euros, lo que puedas, todo nos ayuda. Esta es la cuenta de SOFIA El Refugio-Escuela:

La Caixa 2100 5789 14 0200060235

Y estos son los números si estás fuera de España:

IBAN: ES55 2100 5789 1402 0006 0235
SWIFT: CAIXESBBXXX

No te llevará más de 5 minutos poner la transferencia y a cambio le ofreces a Buddy una vida entera sin dolor.

Este es el presupuesto de las dos operaciones de Buddy: