¿Recuerdas a Barbie? ¿Recuerdas que nos ayudaste a salvarle la vida? Nosotros sí. Recordamos su dolor y su miedo. Pero y sobre todo, recordamos tu generosidad.

Tu solidaridad le devolvió a Barbie las ganas de vivir y la rescató del infierno en el que viven la mayoría de podencos españoles.

Barbie, una podenca que gracias a ti dejó de formar parte del ejército de los invisibles.

Y gracias a Galgos Libres y al tesón de Carine, Barbie es hoy Petite Chérie: la muñequita adorada de Marie-Claude. Lejos de nuestro país, en Bélgica, Petite Chérie oye a diario palabras como: chérie, mon amour, respect o gâterie.

 

2 Comentarios

  1. christelle dice:

    plein de bonheur à Barbie et à son adoptante!

  2. gemma dice:

    Genial! muy buena noticia!, que bien empezar el dia de vez en uando con algo bonito. Felicidades a todos