Este trasto pequeñajo y peludo es Niko. Desde que nació hasta que lo liberamos, pasó 3 meses metido en una bañera con una tabla encima para que no pudiera salir. Pero ahí estaba el comando Castilblanco formado por Inma, Pedro, Jéssica y Teresa, que no dudaron ni un momento en ponerlo a salvo y junto a él, a otros muchos que vivían encadenados o metidos en cajas de frutas.

Niko es ahora un cachorro feliz, juguetón y petardo ¡lo que tiene que ser! Vive con una familia, SU FAMILIA, de la que forman parte las dos preciosas chicas de las fotos, que le miman, le cuidan y le adoran.

Chicas, cuidad de él, queredle con locura, y ¡hacedlo siempre! Niko no es solamente un perro, es también un miembro de vuestra familia. Os deseamos felicidad, salud y amor junto a vuestro Niko.

 

1 Comentario

  1. Jose Lista dice:

    Que bonito, queredlo mucho chicas. Él siempre lo hará.