Adoptado

El pequeño Toño nació en marzo de 2008 y tras dos años adoptado vuelve con nosotros.

La historia de Toño es tan triste que cuesta contarla: su vida empezó metido en una caja de frutas en la que permanecía amarrado toda la noche; el día transcurría atado a un palo en un patio del que nunca salía. De ese lugar siniestro rescatamos a Toño junto a un grupo de perros en las mismas condiciones que hoy viven una vida de adoptados felices.

Parecía que con Toño todo iba bien hasta la última visita que le hicimos en su hogar en Madrid; allí lo encontramos viviendo en la miseria, en unas condiciones higiénicas terribles, desnutrido y al borde de la deshidratación. Lo sacamos de allí y hoy está de nuevo en el refugio.

Nuestro pequeño Toño es un superviviente y sigue siendo el perro dulce y cariñoso que conocimos. Confiado y bueno. Sumiso y educado. La capacidad de recuperación de los perros es un milagro.

Con las personas, lo dicho, es un amor. Un perro lindo y equilibrado, sumiso y estable. Sabe andar con correa y es tranquilo y paciente. Le chiflan los mimos, las carantoñas y dormir en brazos acurrucado.

Con los demás perros es buen colega, sociable y sumiso.

Es de tamaño pequeño, limpio, obediente y atiende a su nombre: un perro de fácil adaptación, ideal para quien quiera un perro que le acompañe siempre.

Si quieres más información sobre Toño o quieres venirte por el refu a conocerlo, escríbenos a adopciones@elrefugioescuela.com