f1239132cacef5e58596ca07282f07c5Cuenta conmigo es el título de una deliciosa canción de Bruno Mars: “Puedes contar 1, 2, 3 y ahí estaré…”

La estamos escuchando en el coche mientras volvemos a casa; deseando llegar y reencontrarnos con nuestros perros; sonriendo de antemano con la intensa bienvenida de saltos patosos y lametones atropellados. Pensamos lo afortunados que somos de vivir rodeados de quienes tanto nos quieren. Sabemos que es un privilegio poder contar con su amor incondicional. Y sonreímos un poco más.

La canción dice ahora algo así como que a los amigos se les supone que estarán ahí siempre que haga falta, y de repente nos acordamos de África y Alberto que hace muy poquito han perdido a Yula. Sentimos incluso la humedad de las primeras lágrimas con la muerte de su gordita y somos capaces de vivir la pena que aparece tras una puerta en el lugar de quien te ha estado esperando durante 6 años.

Alberto y África nos han dado las gracias por poner a Yula en su vida y nosotros nos emocionamos, y tratamos de encontrar las palabras con las que darles consuelo; palabras con las que acompañarlos en la despedida de quien ha sido alguien, que no algo, muy especial en su familia. Palabras que demuestren que los agradecidos somos nosotros porque hicieron de la vida de una perra herida en lo más profundo del alma, un paraíso de respeto, cuidados y amor hasta el final.

Yula era la perra de África y Alberto, única y singular; se ha marchado y los ha dejado muy solos, pero muy llenos de recuerdos maravillosos de los que jamás se separarán.

Al mismo tiempo que termina la canción aparcamos en casa por fin; abrimos la puerta y tras ella nuestros perros, felices y únicos, dueños ellos de nuestros afectos; en nuestros brazos por fin, los estrechamos con fuerza cerrando los ojos y recordando que cada segundo que pasamos mimándolos, es un regalo.

 

Y aquí está la canción de Bruno Mars que para siempre ya nos recordará el amor infinito de África y Alberto por su pequeña, buena y linda Yula.