ADOPTADA. Berta es una víctima más del maltrato y del abuso al que se ven sometidas las hembras destinadas a reproducir de manera descontrolada cachorros para la cacería . Nació en 2009.

Sabemos con certeza que Berta vivía bajo este cruel maltrato constante; preñada en cada celo de su vida y obligada a parir camada tras camada, viendo como sus cachorros desaparecían y le eran arrebatados y usados como un simple instrumento.

A Berta la encontramos tirada en el campo, destrozada, desnutrida, muerta de miedo como si la acabasen de apalear, con la mirada agachada y con evidentes signos de recién parida.

No hay derecho a ejercer este maltrato tan grande, tanto físico como psicológico, a un animal que no puede defenderse, ni opinar, ni quejarse.

En sus 6 años de vida, Berta seguro que nunca durmió en una cama calentita ni recibió una caricia de afecto o de cariño porque se nota en su mirada y en su inseguridad que no conoce lo que es el amor.

Aún así, podemos decir que Berta es afortunada por habernos encontrado y nosotros a ella. Podía haber sido peor…podían haberla sacrificado pegándole un tiro o de mala manera por no poder tener cachorros sanos a su edad, o podían haberla dejado atada a un árbol hasta que muriese de hambre, frío o calor, o haberla tirado a una fosa, a un río o a un pozo….

Si, Berta es afortunada a pesar de todo, porque vamos a compensarle por toda una vida de maltrato. Es mucho trabajo y mucha dedicación, pero lo vamos a hacer y vamos a poner todo nuestro empeño en hacerle ver a Berta que la vida es algo más que estar encerrada en algún sitio sin cariño.  Le vamos a enseñar a vivir, a jugar, a tomar el sol, a dar paseos por la playa y a sentarse al lado de las personas para que la acaricien y le digan cosas bonitas al oído mientras ella se relaja, saca el rabo de entre sus piernas y aprende a confiar en nosotros.

Y no descansaremos hasta encontrarle una familia tan dulce como ella…

Pasados 4 meses desde que nos encontráramos con Berta, podemos confirmar alegremente que si… ¡que lo hemos conseguido!

Berta ha recuperado las ganas y la ilusión por vivir. Solo tenéis que ver las fotos a continuación para daros cuenta el cambio tan brutal en la expresión de su cara. Parece como si riera de la felicidad y la alegría tan grande que siente de estar viva y rodeada de gente que solo le da amor y cariño.

Berta es un amor de perrita, lo más cariñoso, mimoso, tierno y dulce que te puedas imaginar. Es un angelito que tan solo busca en las personas caricias para sentirse segura y protegida.

Se lleva genial con todos los perros. Es cariñosa, sumisa y juguetona con ellos. En casa es muy tranquila y no da problemas ninguno.  Ella es una perrita obediente y apegada, que lo único que busca es un sitio a tu lado en el sofá para poder apoyar su cabecita en ti y quedarse dormida relajadamente.

Pedimos una adopción muy responsable para ella. Pensamos que Berta es la perrita perfecta que cualquier persona que ame a los animales debería tener a su lado.

Si quieres entregarle a Berta el amor que le ha faltado durante toda su vida, escríbenos a adopciones@elrefugioescuela.com

 A Berta la apadrinan nuestros amigos Javier Rodríguez Val, Winnifred Schuller y Monique Raquet