Lo que no se termina es la rabia, incluso el odio. ¡Cómo evitarlo! ¡Cómo no desearle un dolor agónico, afilado e infinito a cada uno de los galgueros! Paletos de gorra calada hasta unos ojos que no saben ver otra cosa que no sea sangre y muerte. Lerdos a bordo de 4×4 dispuestos a transformar la naturaleza en un campo de exterminio. Galguero, qué terrible palabra, qué espanto, cuánto dolor.

Y dicen: ¡Mentís! ¡Inventáis! ¡Sacáis siempre la misma foto, del mismo galgo! Ven, ven aquí y dínoslo ahora. Aquí, en la clínica veterinaria en la que Luz está ingresada y repítenos que mentimos mientras la galga grita de dolor y se agita en un temblor infernal durante las curas.

Y nosotros mientras vigilando lo que decimos y cómo lo decimos, o al menos lo bastante para no ser incorrectos del todo y para no ofender en exceso; mientras Luz se debate entre el dolor y el miedo, y nosotros nos tragamos las lágrimas de un sorbo.

La paradoja es que ellos, los galgueros, van a seguir recibiendo subvenciones públicas mientras nosotros no sabemos cómo hacer para pagar las facturas veterinarias. Las de Luz; las del galgo Fauno al que hubo que operarle de urgencia una pata destrozada; las del galgo Sandro, que con una torsión del bazo como consecuencia del entrenamiento feroz al que fue obligado, tiene que ser operado de nuevo; y las de tantos otros galgos torturados, abandonados, explotados por los buenos galgueros.

Dinos algo, cualquier cosa que nos ayude a continuar y a encontrar una luz entre tanta tiniebla. Hace unos días fuimos muchos los que lloramos la pérdida de Willy, la ausencia de un amigo y compañero. Y esas lágrimas nos unieron a todos en un abrazo solidario pese a la distancia, el idioma o el tiempo. Nos reconocimos en el dolor. Nos reconocimos en el Amor. Pero de nuevo el odio, la tortura y la sangre de aquellos que jamás podrán entender qué significa Willy.

Hoy de nuevo te necesitamos, tu abrazo otra vez; tu apoyo y tu cariño; tus palabras y tu fuerza; y tu ayuda para poder continuar y hacer de Luz y de tantos otros, esos hermosos cisnes de cuatro patas que vuelan buscando libertad.

Si puedes ayudarnos a pagar las facturas de Luz, Sandro y Fauno, haznos un donativo (concepto: solidaridad Luz) en la cuenta de El Refugio-Escuela:

La Caixa: 2100 2622 54 0210044530

Gracias por tu ayuda, tu compromiso, tus lágrimas. Y tu paciencia.

Norflex Online
Buy Tizanidine
Toradol
Buy Celebrex without Prescription

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.